Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

martes, diciembre 18, 2007

Primeras sensaciones capitaneando un 9 piés.

Chris Cattel en Huntington - Foto: L. Grannis, 1963.


Ah! el longboard... que maravilla!

Desde que he empezado con el tablón todo ha sido satisfactorio y delicadamente delicioso. Las sensaciones han sido notablemente distintas a las de una tabla corta. Sin rehuir de estas últimas, que son las que me han llevado hasta este punto y que me han proporcionado casi que "La Felicidad", simplemente, sí tengo que decir sobre mis, no se... 9 años sobre tablas entre 5'7" y 6'5", que no ha sido un camino de rosas y que hay parte de frustración por el medio que ha entorpecido la vista atrás sobre mi carrera como surfista en determinados momentos. El cambio al longboard no es un cambio como tal. Sigo llevando un par de tablas cortas a la playa y el planteamiento de momento es ese, pero la cuestión es que el cambio y la llegada del longboard coincide en el tiempo, con cierta madurez como surfista, un cambio de enfoque y de perspectivas, en el que pongo en valor lo más intrínseco del surf por encima de otros aspectos mucho más superficiales y sobretodo, por encima del "chovinismo surfero", que a estas alturas arcadas me da. No se si estas dos cuestiones, el longboard bajo mis pies y esta madurez encantadora, van de la mano, se llevan la una a la otra o son una simple y acertada casualidad. Ruego que me felicitéis porque estoy de enhorabuena.

Estamos hablando de llevar todo un navío bajo los pies. Se incorpora al repertorio de sensaciones, cierta elevación del espíritu... como pasar de surfista de playa local a Capitán pirata de los mares del sur. Cierta distinción en el pico, cierta responsabilidad en el agua. Algo extraño. No estoy hablando de estatus o de categorización jerarquizada. No es estar por encima de nadie. Difícil de entender. Se trata de algo más... metafísico.

La alegría de acabar una buena ola es mucho mayor que con una tabla corta, porque la técnica es mucho más depurada en si misma, la lectura de la ola debe ser la adecuada y para ello hay que tener cierta sensibilidad, y esta última, estar sincronizada con la tabla.... resulta que debo de ser tablonero desde siempre, ya que mis mayores frustraciones en el agua con tabla corta, eran cierta carencia en la sincronización con la ola, un quebradero de cabeza de destiempos e impasses, un surf asíncrono a la vista, que no acababa de convencer del todo a un servidor. Ahora todo fluye con mayor armonía... al acabar una ola bien hecha, la sensación es la de navegar, ni más ni menos... tal vez comparable a la de ser un músico que acaba de leer una de las partituras más dificiles de su vida y consigue por fin que la música suene como debe de sonar tras años de esfuerzo y dedicación, por conseguir entender de otro modo, el arte del arte.

Sin duda ha influido la capacidad y el acierto para elegir ciertas medidas, por fin, con un shaper amigo que dio forma al foam con esmero, son muy importantes. Nuca he sido un surfista de recursos que pudiera experimentar con medidas y formas. Tenía que conformarme con lo que había, pero además ahora se que hay que conformarse con lo que hay. No es que me contradiga. Es complicado y de suma importancia saber conjugar lo puramente físico, porque lo que hacemos es puramente físico, y las leyes de la hidrodinámica son nuestras leyes con todo lo espiritual y artístico que acompaña a la física más dura encada una de nuestras olas. Uno debe elegir el instrumento para inerpretar su melodía.

salud!

13 comentarios:

SOLANAbeach dijo...

pues enhorabuena iago. sienceramente esa es la sensacion que yo conozco aunque reconozco que muchas veces mi tablon me lleva a mi aun y no yo a el :-(
incluso habiendo empezado con tablas grandes mi caso no ha sido un camino de rosas tampoco pero he intentado bajar de volumen y tampoco me he sentido a gusto.
reconozco que mi surf es mucho mas limitado en ese aspecto de no poder elegir que quiero llevar en cada situacion sino de poder entrar con lo que tengo cuando esta para mi, pero incluso escuchando a vic que venia del duro mundo del thurster y que cuando esta pa usarlo , lo usa reconoce que el tablon le ha hecho explorar un mundo completamente nuevo.

saludos de -4ºC

Perry dijo...

Ese Cut-back del otro día te ha marcado!

Y la verdad es que da gusto verte explorar las posibilidades de ese tablón.

Por no mencionar la cara de inquietud que tenías a ver a Diego "probando" tu niña.

iago dijo...

desde luego que vaya cut back!... pero bueno, es en general, es otra historia...

la inquietud era por coger la tabla, no por que la llevase otro... que vaya día tablonero que salió.

raquelilla, zenkiuverimach! a ver cuando haceis el trip galaico-portugués y probamos estos, nuestros tablones, en condiciones para todos los públicos... cuantos km le teneis hecho ya a la van?

y aquí a... entre -1 y 6ºC

Néstor dijo...

El long como tu dices tiene un algo que engancha mucho es una sensación distinta que tu describes perfectamente sin definirla. Yo le pego sobretodo a la tabla corta pero hay días que tengo ganas de long y busco algo para él.
Te iba a dar la enhorabuena por encontrarte agusto con tu tabla tu surf y todo eso, pero paso y te la voy a dar por lo bién q escribes.
Joder, da gusto.

aKuA dijo...

Joe pensaba que la foto eras tú, me he quedado embobada mirándola un buen rato hasta que he leido el pie de foto wow!

Desde luego, de todas las cosas que he probado (y ahora hablo sólo de surf) los tablones son de lo mejorcito. Y más fáciles para mí, coño, por qué no decirlo. Eso sí, single se mueven como por raíles, increíble.

Leyéndote me he arrepentido de la 6'8 que tenía en mente tan gorda como dios manda... en fin, dentro de poco...

Chapeau en la frase que dice algo como... conformarse con lo que hay.
Poca gente sabe valorar eso, tiramos y adquirimos, pero a veces, el conformarse, es una virtud.

Me dan ganas ahora de hablar sobre eso, poco valorado lamentablemente.

Muy chulo.

iago dijo...

Oye oye... que el sábado mismo me baje una ola del mismo tamaño en hang five (rememorando el video de la pava que pusiste)

gracias por lo de chulo...

y gracias Nestor, me has sacado los colores!

Anónimo dijo...

al leer tu texto me siento totalmente identificado, despues de casi 4 años con tablas cortas y con mas de 1,90 y 90kilos, este verano harto de meterme al agua y salir fustrado decidi hacerme con un tablon, pense que el cambio iba a ser dificil pero desde el primer dia han sido todo satisfacciones, no he dejado las tablas cortas sobre todo para dias un poco potentes, pero cada dia son mas las ocasiones que digo ... hoy esta pa tablon!. disfruto y amortizo mucho mas los baños.

liborio

KingMatt dijo...

Enhorabuena Iago.
Bienvenido a mi mundo.
Fluye, deslizate, navega.
Acabaras convertido en Taliban Tablonero, al igual que yo, JAJA.
Tu hasta ya tienes la pinta con esas barbas.

Un Saludo.

Rubén dijo...

Que ben escribes condenado...
Moi ben descrita esa sensación de "superioridade" que en realidade non é tal. Eu tendo moito a facer comparacións: tablón a tabla como furgón a coche pequeno (o coche pequeno xa pode ser un porsche pero... mirar a un porche dende 2 metros máis arriba, ali, sentado na túa superautocaravana... buff...)

un abraso

iago dijo...

graciñas ruben... boa comparación, anotoa

un abraso... e temos que subir por alí!

mándame un correo e xa nos pasamos os números para cando sexa!

dulce_libertad(@)yahoo.es

chuk dijo...

mucho cuidado iago, que el tablon es adictivo.....
pasalo bien que es de lo que se trata, aunque a veces nos olvidemos de ello!

nos vemos

Anónimo dijo...

Enhorabuena y a disfrutarlo, lo que te puedo asegurar es que te dara muchisimas satisfacciones y saborearas cada ola de una manera especial...
Gusko

fine dijo...

estas entre amigos y "partenaires" de ese baile maldito y adictivo (como bien dicen por arriba) que es deslizarse con algo mas de 9 pies.

Es una suerte que alguien con tu facilidad de palabra pueda describirlo.

enhorabuena.