Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

jueves, diciembre 28, 2006

Las olas de diciembre, los propositos del final del año, Barcelona, el toque Soul y la comida catalana.

Yago en Montalvo. Un diciembre.

Va para rato. Me pongo a escribir sin prisa alguna, que lo sepas. Que no se diga después que no te he avisado.
Empiezo por comentar el tema de las últimas cosas que se hacen en el año. Se hace un balance; ¿ha ido todo bien?,¿ha ido todo mal?, ¿regular?, ¿irregular?, ¿normalizado? y después una declaración de intenciones para el año que entra, que acaba desapareciendo tras la resaca de año nuevo o al pasar unos días. Parece como un compromiso que adquirimos el utilizar la barrera de las fechas para cosas que perfectamente se pueden hacer ya, porque sí, porque esto, porque lo otro o porque lo de más allá, sin tener que recurrir al año siguiente como fecha límite o como fecha por o para... pero bueno, yo tengo alguna concesión al respecto y es el querer surfear el 31 de diciembre o el pensar en la última sesión del año. Yo por lo menos intento hacerlo y siempre resulta un buen baño.
No soy el único que conste; recuerdo años de encontrarnos muchos en la playa y parecer vivir todos esa sensación. La capuchita, los guantes, los escarpines, el último atardecer y cambiarse rápido y helado, pensando ya en el calor de la familia (del hogar más bien) y en la cena y en esas promesas paralelas y estúpidas que uno se marca para el año que entra...

En Diciembre suele haber buenos baños pero con mucho frío. Son esos días en los que el "nordés" lleva unos días soplando, la atmósfera anticiclónica, poco viento, estabilidad atmosférica... pero llega a la costa un coletazo de mar. En la foto, por ejemplo, tenemos a Yago Barreiro en montalvo en una sesión de estas de diciembre.
Cabalga con un twinfin retro de Al Merrick. El primer twin de nuestras costas, o por lo menos el primero visto con mis propios ojos, ya puestos a contar cosas. Desde que lo tiene, se ve un nuevo surf en el que considero un signo inequivoco de madurez y de buen surf. Lo considero un buen surfista sin duda alguna y solo hace falta echarte al agua con el y ver uno de sus cut backs en directo. Como propósito para el año que viene podría plantearme el desencadenar mi surf de una manera tan natural como la de él. Vaya cumplido, ¿eh Yago? pero no exagero, en serio.

¿Quien le sacó la fotografía?, no lo se. No está nada mal, ¿verdad?
Yago acompañado de su familia salía contento el otro día de la tienda de fotos con su ampliación bajo el brazo, segunda vez que me cruzaba con ellos por la tarde mientras paseaban y hacían recados. Pontevedra es una ciudad pequeña y que sucedan estas cosas no es nada del otro mundo... Me dijo que me la mandaría por correo y así lo ha hecho. Gracias tocayo. Es una buena foto para colgar en un estudio, por ejemplo. Tiene un toque "soul", como dice él.

Recientemente ha sido padre y he pensado que seguro que su hijo recordará cuando se haga mayor, unos cuantos diciembres más tarde, esta foto de su padre cabalgado un Montalvo clásico. Por lo menos es bonito de pensar, ¿no?... Quzás vayan padre e hijo a la playa a darse ese último baño del año, los dos juntos.

Yo creo que hasta el día 31 no me voy a echar al agua, o ir hasta la playa, porque nunca se sabe si va a haber olas o si va a estar mal... por la pinta y este frente que ha entrado hoy mismo, no se puede asegurar el buen baño. Lo que suelo hacer en diciembre todos los años en "Nadal" o en el "Cap d´any" es ir a Barcelona a ver a la familia pero nunca me llevo la tabla. Una tontería como otra cualquiera porque siempre pienso - en el Mediterraneo no es probable que coja olas ...- y llego allí y siempre hay olas y a uno es que se pone realmente malo en estas situaciones. Es como una pulsión o un instinto; algo te llama a surfear y no hay como... el año pasado estuve charlando con un surfista que salía de la playa de la Barceloneta con un medio metro perfecto y soleado. Pensaba que podría ser tan amable que me ofrecería su tabla y su traje para entrar (que sepas que yo lo haría) pero no se le ocurrió y a mi no me da el cuerpo como para "pedir" de esa manera.

Este año, llegando ya en el avión y amaneciendo, veo desde el aire y en la maniobra que suele hacer el piloto para encauzar bien de frente la pista del Prat, como entran series cruzadas en la zona de Tarragona. Estaba precioso el Mediterraneo.

El sábado por la tarde cogimos el tren en Sant Andreu para ir hasta Vilassar de Mar, donde nos recogería mi primo. Reconozco que esa linea de tren es toda una aberración y que causa un impacto brutal ya que va justo por la costa, dejando la playa a un lado y las poblaciones al otro, siendo toda una barrera, pero viajar en ese tren es una pasada. Toda la ventanilla es mar. El Maresme se llama esa comarca.Todo azul. Vi un montón de picos solitarios y alguna zona más concurrida como en el Mongat o el Masnou. En Premiá de Mar vi una ola muy salvaje, al lado del puerto deportivo, orillera y con un tubo rápido y bien hueco, pero nadie para catarlo. Es una mierda también tanto dique y tanto puerto... Me dijo mi tía que esa línea es la primera que se construyó y en aquellos tiempos no estaban para pensar mucho en cosas de tipo ambiental.

Eran casi todo evolutivos, minimalibús y longs. Y surfistas tranquilos. Esa sensación me dio. A no ser que influyese la relatividad como en uno de esos ejemplos que utiliza Einstein para entender los sistemas de referencia... yo soy el pasajero del tren ansioso por surfear y ellos... pasajeros del mundo surfeando. Creo que es la mejor opción para surfear en el mediterraneo. Surfistas relativamente tranquilos.

Barcelona es increible. Cosmopolita. Activa. Educada. Sensible. Y todos los aparcamientos son zona azul, así que no vayas en coche. Se come de maravilla. Hay quien dice que se come mal pero yo seguiré diciendo que se come bien y es más... me encanta la comida catalana. Amo la escalivada, las alcachofas, la butifarra, la sobrasada, las recetas de pollo con "prunas" y piñones o el "pollastre amb escamarlans" y la sopa esa de albondigones que no recuerdo el nombre y como no, la crema catalana... ah! y bueno, la oferta gastronómica multicultural que se encuentra en sus calles. Nos ha descubierto una amiga la pastelería árabe y es un autentico placer para el paladar esa mezcla entre lo dulce y lo salado, esos hojaldres, esa melaza, esas cremas, esos frutos secos triturados... se me hace la boca agua.

Se me acabaron las ganas de escribir... el año que viene más!

Salud Compañer@... y nada más.

6 comentarios:

clau dijo...

feliz año y a seguir escribiendo asi de bien!
un saludo
clau

Wahinekoa dijo...

Lo que comentas de la costa de Barcelona hacia arriba es cierto. Toda la línea de playa te acompaña durante todo el viaje, con ese precioso color que tiene el agua, mezcla de azul y plata.
Aguas tranquilas y el pico casi siempre en el mismo sitio, sin subidas ni bajadas de marea, pero siempre al acecho del frente que no termina de entrar...
En fin, cada mar tiene sus maravillas, así que disfrutemos nosotros que podemos, que el Cantábrico no tiene tiburones blancos (aunque sí "txipirones" gigantes, al menos en Asturies)

aKuA dijo...

Bueno, ya podías explayarte así a diario que es un placer leerte. A ver, dónde está esa pastelería?

iago dijo...

gracias, gracias... y yo que pensé que esto no lo leería nadie...

en fin. Akua, la pastelería está en Gracia. No recuerdo la calle exacta pero no muy lejos de los Cines Verdi (donde las pelis subtituladas), hace esquina y hay un local al lado llamado Chocolatería La Nena, que por cierto también recomiendo, donde puedes tomarte desde un mate argentino, un te un café o un riquisimo chocolate calentito.

La paastelería se llama "Principe" y reparte la pastelería árabe a un montón de restaurantes aunque también atienden al publico. ¡Si ves unos triangulitos de hojaldre rellenos de una especie de crema de queso hazme el favor de probarlos!

Anónimo dijo...

Buenas,

Soy de Mataró, la capital del Maresme. Me alegro que te guste Barcelona, tiene su encanto. Ahora lo de que se come bien te lo discuto (según donde comas claro). Yo prefiero el norte para comer o la comida arabe... Siendo hijo de padre Sirio que te voy a contar.

Un Surfer de camino entre el Maresme y Asturias.

Un saludo.

PD: Si vienes por aqui mi tabla y mi traje son tuyos. solo tienes que pedirlos. ahmadissa2000@hotmail.com

iago dijo...

gracias amigo!

seguro que para la próxima iré con el material así que te avisaré para darme un baño de la mano de un local.

pues yo como bien, me gusta, pero claro, en casa de familiares y amigos.

un saludo!