Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

viernes, mayo 19, 2006

¿Había más olas antes?

En la imagen: gráficos elaborados por Alfonso Fernandez sobre la ola de Mundaka desde enero del 93 a junio del 94. Escaneado de Surfer Rule Nº100

“¿Había más olas antes que ahora?” Josiño me plantea esta pregunta en un e-mail. Se contesta el mismo con un “es evidente que si”, pero me deja la pregunta inicial en el aire para que la desarrolle en el blog... ¿una encerrona Josiño?, no se pero me lo he pasado como un enano escribiendo y desbarrando como un loco (así que ahora te lo lees!).

Cuantas veces habremos hablado de esto… recuerdo a Julito, que obsesionado con este asunto, llegó a odiar las olas de su propia casa manteniendo una relación amor-odio con sus picos predilectos, especialmente con la izquierda de Montalvo. Reconozco haberme creado algún tipo de problema de este tipo. En 11 años surfeando, mantengo esa misma visión de un pasado mejor en cuanto a olas se refiere. En mis recuerdos, La Lanzada era una garantía de olas y muy pocas veces llegabas a la playa y te ibas para casa con las manos vacías. El invierno nos daba marejadas casi continuas, normalmente del NW, entre borrasca y borrasca, las mejores olas con días claros y fríos, suaves nortes, casi estáticos y pequeñas altas presiones enfrente a casa; mirabas a poniente y veías la A en todo el cielo, mientras los swells llegaban más limpios y ordenados, oliendo a mar y a salitre. Cuando el asunto se desfasaba y las playas habituales eran más un espectáculo de violencia oceánica que olas propiamente dichas, nos íbamos a surfear a Silgar, por ejemplo, con olas de hasta un metrito y medio incluso y Canelas se hacía playa asidua muchas veces… ¡hace cuanto tiempo que no se cabalga en Silgar!.

Septiembre no defraudaba, el final del verano era nuestra semana grande, con mucho ambiente tanto fuera como dentro del agua y largos días de surfing hasta el atardecer. Marzo, abril, mayo… que buenas mañanas de domingo con el sol empezando a calentar y Montalvo dándolo todo con olas duras y frías o La Lanzada con largas melenas offshore y picos perfectos a lo largo de toda la playa.

Yo recuerdo más olas antes, la verdad, sobretodo en cuestión de calidad.

Se me plantean varios puntos a tener en cuenta para este problema. Dejo llevar mi imaginación a ver que pasa y con suerte damos con la solución. Vamos numerando:

  1. “Cualquier tiempo pasado fue mejor” No es una tontería decirlo así por las buenas, supongo que desde un punto de vista psicológico esta premisa adquiere fuerza. Desde lo pasional, desde el recuerdo romántico, así es. Tenemos un cerebrito estupendo que selecciona en este sentido los mejores momentos de nuestra vida y nos lo va entregando cual colección de grandes éxitos, cerrando etapas, ciclos, circunstancias (de esto hablamos después). Nos olvidamos de las frustraciones y nos quedamos con lo bueno, lo divertido. Así pues enfrentamos una realidad subjetiva que vivimos en el presente contra un recuerdo colectivo de buenos momentos que compartimos en las charlas de surfing con los amigos. Creo que tiene sentido. De esta manera no nos daríamos cuenta de que en la etapa presente estamos cogiendo tan buenas olas y viviendo tan buenas aventuras y experiencias como en el pasado. Podriamos llamarle "El Efecto Goodtimes". Pero hay otras circunstancias…
  2. “Lo circunstancial” Decía Ortega y Gasset esa frase sentenciosa y lapidante de Yo soy Yo y mi circunstancia”. No somos los mismos, nos hemos puesto a trabajar o seguimos estudiando, pero con proyectos de vida paralelos al surf que cada vez adqieren más fuerza e importancia y van moldeando nuestra realidad palpable. Somos trabajadores, universitarios, empresarios... Aunque no fuese así, somos surfistas más experimentados, más exigentes, que duda cabe. Por muy mal que estuviesen las condiciones, antes, yo me tiraba al mar con cualquier cosa, estaba cinco horas con un traje modelo “colador”, me cambiaba a la lluvia, dejaba la ropa en una bolsa de plástico en la arena y esperaba empapado por el bus para gastarme la paga semanal mientras pensaba como volver al día siguiente. Hoy me permito el lujo de no bajar del coche e insultar al mar con cierta prepotencia y alevosía. También hay que decir que cada uno se debe enfrentar a su propio síndrome de Peter Pan y que si el Dr. Sigmund Freud animaba a matar a nuestro padre, también llega un momento en la vida en el que debemos matar al niño que llevamos dentro. Todo cambia, nosotros cambiamos y es una tontería no coger el toro por los cuernos. La responsabilidad es traicionera si no se asume y no se puede vivir la eterna juventud, ni agarrarse a quimeras, ni vivir falacias levantadas por nosotros mismos, uno se hace adulto y se debe asumirse a si mismo… es bastante espeso, pero no somos los mismos. ¿Excesivo para explicar si había más olas antes que ahora? Tal vez si, tal vez no. Se plantea entonces otras preguntas; ¿estas haciendo lo que quieres? ¿quiero plantearme un modelo de vida tradicional o solo quiero vivir cogiendo olas? ¿es esto posible? (¡para escribir un libo vamos!) existe en nuestra vidas diversos condicionantes que hacen que no disfrutemos del surfing como antes, preocupaciones, stress, el ritmo de vida… ¡Hay que asumirlo si se quiere o sino cambiar el mundo!
  3. “Causalidad” La relación causa-efecto, un tema puramente filosófico y científico. ¿Será el cambio climático? ¿El Niño este chileno? ¿Los monzones andan revoltosos? ¿el Katrina o el Tsunami alteraron las corrientes marinas? ¿el efecto invernadero derritió tanta agua en los polos que ahora subió un centímetro el nivel del mar y se jodieron los fondos?...La causalidad fue uno de los aspectos más importantes en la filosofía del empirista David Hume. Hagámonos surfers empíricos y preparemos un estudio diario de las condiciones del mar. Por ejemplo el surfer Alfonso Fernández llevaba un diario de sesiones en Mundaka, anotando la situación diaria de la ola y tomando nota de los datos meteorológicos y de las condiciones de surf, en un periodo que iba de enero del año 93 a junio del 94. Probablemente no pudiéramos sacar conclusiones sobre los datos estadísticos en un periodo tan corto de tiempo pero si hiciéramos un macroestudio de la costa, con valores referenciados a puntos concretos, a las playas, durante un periodo de tiempo lo suficientemente largo, nos llevaríamos una sorpresa: La Ciclicidad. Una escala al margen del ser humano; la quinta dimensión. (que guapada, ¿no?)
  4. “Ciclicidad” Pues si, cada vez estoy más convencido. Como decía la canción, “Dias de borrasca, víspera de resplandores”, si hoy no hay olas, las habrá mañana, “no ha llovido que no escampara”, “si no sanas hoy sanarás mañana”… estarán los refraneros llenitos citas a la ciclicidad y desde luego la sabiduría popular no es para no tener en cuenta. El mundo está lleno de ciclicidades y dicotomías, Olas-NoOlas, Luz-oscuridad, noche-día, bien-mal, Norte-Sur, oriente-occidente, positivo-negativo… si reducimos el universo a movimientos ondulatorios de partículas sometidas a enormes fuerzas, vibrando entre dos posiciones opuestas… como no vamos a entender la ciclicidad en el mundo. Los días, los años, las estaciones, los movimientos lunares y las mareas... Como no va a ser así con el caso de las olas. Además estas son partículas con un movimiento ondulatorio… Que sabios eran ya nuestros antepasados, que ya en Grecia le daban vueltas y vueltas al asunto ayá por el 600 a.C, …Ya habrá olas buenas. De momento, a disfrutar las que se cojan.

8 comentarios:

Martín López dijo...

Me hiciste pensar en la mañana y eso es todo un logro.

Muy bueno el blog

iago dijo...

que fue un logro ¿pensar?¿o hacerlo por la mañana?, de todas formas gracias, me alegro te gustara y un saludo!

Nalu dijo...

No vas nada descaminado con el punto 4. Escribí un post sobre Tony Butt que nos explicaba la llamada Oscilacion del Atlantico Norte y si, efectivamente estamos en un periodo de olas bajas.

http://cibertaller.com/nalusurf/?p=139

Un saludo y buenas olas

iago dijo...

si lo dice Tony Butt, es a tener en cuenta... toda una solución científica!

si os interesa no olvideis mirar el enlace de Nalu:

http://cibertaller.com/nalusurf/?p=139


gracias Nalu!

SOLANAbeach dijo...

yo os recomiendo q sigais los capitulos de meteorologia para Surfers. Vic tiene unos capitulos dedicados a esto.
Un saludo
Solana

SOLANAbeach dijo...

q se me olvidaba el nombre...la NOAA......
aaahhhhhh

Anónimo dijo...

Lo de Tony va a misa. Son datos estadísticos que demuestran que hay menos maretones. Otra cosa es la percepción general de que hay menos días con olas. Ahí lo que funciona es el "cualquier tiempo pasado fue mejor". ¿Teneis fotos de vuestros comienzos? repasarlas y vereis que nos metíamos estuviese como estuviese. Entusiasmo adolescente.

iago dijo...

claro, ahí tambien juega un papel importante esa "percepción". Yo creo que en definitiva es un compendio de todo. Tampoco hay que dar o intentar buscar una única razón para esto; no se trata de dar con una fórmula maestra, con una clave o con un conocimiento entero. Está claro que los datos que manejan los oceanógrafos son un reflejo expresado científicamente con una explicacíon, también, puramente científica... pero nosotros nos enfrentamos también a otros factores más allá del número de marejadas, días de olas... etc. Lo curioso es que se conforme esta idea de que había más y mejores olas antes, como una idea bastante generalizada entre nosotros que además se convierte en una especie de estigma que nos acompaña causando cierto dolor, cierta nostalgia, cierta inquietud. En todo caso, potenciando "la busqueda"... ¿entramos en terrenos desconocidos de la psicología de un surfista quizás?