Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

viernes, mayo 05, 2006

La sesión crepuscular de ayer.

foto: Lanzada. 04/05/06. 21:30 h. Más o menos la hora del ocaso en estas fechas.

Un baño siempre sienta bien. Aunque las olas sean malas, el viento sea malo y te encuentres a más gente en el agua de la deseada. Por lo menos he jugado un rato, que es de lo que se trata. La izquierda de el rebote de A Lanzada no funcionaba bien, los fondos caprichosos en contra nuestra y la marea no era la oportuna seguramente. Pero es la hora de surfear entresemana. Siempre baja un poco la fuerza del viento, por otro lado, que no viene nada mal. En este sentido prefiero los amaneceres.

En estás fechas da tiempo a darse un baño a última hora tranquilamente, y es un lujo. La luz cayó ayer, un poco más tarde de las nueve y media, en A Lanzada; sobre el cabo San Vicente y la ténue sombra de la isla de Sálvora, que promete a la vista, unos instantes más de sol y un próximo amanecer en las américas.

Los gallegos somos de los últimos en surfear en Europa junto con los compañeros irlandeses. También de los últimos en empezar, en las sesiones tempranas.
Supongo que alrededor del mundo siempre hay alguien cogiendo una ola en un crepúsculo. Unos que empiezan el día con olas, otros que lo acaban.


Tenemos suerte. Unos por ver amanecer sobre el mar mientras cogen olas; los catalanes. Otros por despedir la luz en un baño a última hora; los gallegos. Más suerte los de las islas, que verán los crepúsculos de pendiendo de la marejada y los vientos, en una lotería a merced de la meteorología. Los de la cornisa cantábrica, lo hacen de una forma mágica y cíclica... con crepúsculos juguetones que juegan con el paisaje a lo largo del año.

2 comentarios:

rilita dijo...

Yo estuve en la lanzada hace diez años, me gusto mucho esa playa. ¿Es la que tiene el cormoran tallado en una piedra no?.

iago dijo...

exactamente. Toda esa zona tiene gran valor paisajístico y ecológico y la verdad que la playa en si es una maravilla. Ayer nos dimos otro baño al atardecer. Las condicione, hablando mal, eran una puta mierda. Pero siempre se agradece un bañito y más en estos días, en esta época del año. Me voy para allá ahora mismo, a ver que tal...

buenas olas! buen finde!