Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

jueves, abril 20, 2006

despersonalización por presión acuática (que todo puede ser)



Me acuerdo de algo que leí en la Surfer Rule hace tiempo en la que había un reportaje sobre Meñakoz. David Bustamante aún no había cambiado el kortxo por los pintxos y comentaba el trágico accidente sufrido en una sesión de olas grandes. Le cayó el labio de la ola con toda su fuerza en la zona lumbar y relataba como estuvo meando sangre durante dos días. Doloroso. Alguien que ha pasado un cólico nefrítico como es mi caso, se estremece con el mero hecho de pensar en cualquier cosa que le pueda pasar a los delicados riñoncitos.

Si pensamos en términos físicos, un metro cúbico de agua es el equivalente a una tonelada, que en agua de mar supongo que algo más. Un labio de una ola grande debe llevar varios metros cúbicos de agua, que en una ola hueca, con tubo, quiero decir, este volumen de agua, emprende una especie de caída libre desde la cresta hasta la base de la ola… sufrirá una aceleración hasta el impacto entre las dos masas de agua… a Bustamante lo cogió en la zona lumbar, unos 600 centímetros cuadrados pongamos por caso y tuvo que pasar dos días, me imagino, con muchísimo dolor. Después de esto supongo que fue cuando se pasó a la tabla.

¿Qué podrá hacerte una ola si te encuentras en una situación más comprometida que la anteriormente relatada?

Imaginaros Teahuppo´o bien grande y su labio grueso y rápido cayendo en sección sobre vuestro cuerpo entero, con su máxima superficie expuesta en un plano imaginario… ese plano de impacto…vaya bofetada… no se que te hará… yo creo, sinceramente, que te saca la personalidad.

3 comentarios:

inocent dijo...

Aloha

Solo de imaginar una situación así afloran todo tipo de sensaciones. Esa reflexion la he tenido yo mil veces. ¿La conclusion a la que llego? Seguir siendo un mediometrero... ¿no?

aloha ino

iago dijo...

hola Inocent!

tampoco se trata de eso, creo que siempre hay que intentar superarse en cuanto a lo del tamaño, porque en nuestro casi si que importa. Tampoco de que sea el hecho de coger algo grande una meta directa o una "metameta" que es un palabro que me acabo de inventar para decir que no sea esto una meta visionaria pero si creo que es algo presente en todo surfer... ahí está el tamaño. Soy muy humilde en cuanto a esto y me impresionó mucho muchísimo un baño en Pantín con casi tres metrazos y mucha mucha agua.

también supongo que es una reflexión muy recurrente... sobre todo lo del metro cúbico de agua.

grandes saludos!

THuRStoN dijo...

Vaya esa misma entrevista la leí yo en su tiempo que gracia!!!! jajajaja, la verdad es que nunca me puse ha hacer cálculos y aún no me he metido nunca en Meñakoz pero ya he sufrido algún que otro labio gordo sobre mi cuerpo y es intenso si :-). jejejeje, supongo que algo más salvaje tiene que ser brutal, estoy pensando en Mavericks, Jaws y sitios así, por lo que he escuchado es como si te quisieran desmembrar el cuerpo... En fin, las olas grandes tienen su parte atractiva y de excitación pero también su parte oscura, si fuera todo tan fácil no nos llamarían tanto la atención.

enfin, bonito blog!!! :P